publicidad cabecera


 

ÚLTIMAS NOTICIAS

Los acusados del crimen de Fofana afirman que iban muy borrachos

 


Junior y Bayron, que declararon este miércoles en el Juzgado, aseguran estar "arrepentidos" de lo que hicieron

Junior y Bayron, los dos individuos que se encuentran en prisión provisional por, presuntamente, matar y arrojar a un pozo a Diakina Fofana, vecino de Jumilla, alegan que lo hicieron bajo los efectos del alcohol y otras sustancias. Los dos detenidos comparecieron este miércoles ante el Juzgado de Instrucción Nº 1 de Jumilla, que se ocupa del caso, bajo petición propia.

Según aseguran ahora los acusados, cuñados de 22 y 23 años, el fatal desenlace fue fruto de una pelea entre los tres que acabó a pedradas, y de un "impulso incontrolable" por estar embriagados. Todo ocurrió durante una discusión motivada porque Fofana les quiso cobrar 25 euros, cuando ejercía de taxista ‘sin papeles’,  para llevarles de Yecla a Jumilla en su vehículo. La pelea fue subiendo de tono hasta el punto de que uno de ellos sacó un arma blanca y arremetió contra la víctima, maliense de 43 años de edad.

Los sospechosos aseguran estar “arrepentidos” de lo que le hicieron a Diakina Fofana. Además, según afirman los letrados que llevan su defensa, “están colaborando con la justicia”, pues ayudaron a localizar el cuerpo, “lo que demuestra que sus acciones no fueron fruto de un plan premeditado”. “No había un móvil o un interés particular de los acusados para acabar con la vida de Fofana, el resultado fue un cúmulo de circunstancias adversas”, matiza uno de los abogados.

Los jóvenes hondureños, que no contaban con antecedentes penalesingresaron el 27 de octubre en la cárcel de Sangonera.


Tras atacar a Fofana, y ver que estaba muerto, decidieron ocultar su cuerpo con el objetivo de hacerlo desaparecer. Optaron por un agujero que estaba en un caserío en ruinas. Profesionales del Grupo de Especialistas en Actividades Subacuáticas (GEAS) del Instituto Armado sacaron el cuerpo, en avanzado estado de descomposición, del fondo del pozo del aljibe del citado caserío en ruinas emplazado en el paraje del Término de Arriba. 

El coche con el que supuestamente el maliense se dedicaba a transportar gente fue encontrado, días después de la desaparición del hombre, aparcado en una calle en la que no solía dejarlo, algo que extrañó a sus amigos.

A Fofana, residente en el Altiplano desde hace más de quince años, se le buscó durante al menos 50 días, después de que se le perdiese la pista al poco de regresar de su Malí natal, donde todavía viven su esposa e hijos y él había pasado unas vacaciones, tras las cuales volvió a la Región de Murcia, para continuar trabajando y mandar dinero a su familia. 

Cuando se le perdió la pista, sus amigos (Fofana no tenía parientes en tierras murcianas) pidieron ayuda para localizarlo, puesto que estaban seguros de que la suya no era una desaparición voluntaria.

No hay comentarios