publicidad cabecera


 

ÚLTIMAS NOTICIAS

Preocupación entre los agricultores por la posible instalación de cañones antigranizo

 


El presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), Mario Urrea, acompañado por el Comisario adjunto, Adolfo Mérida, recibió ayer al presidente de COAG Jumilla, Pedro García Albert, junto a otros miembros de organizaciones agrarias; Esperanza Gutiérrez; Antonio Carrión y Antonio García Vargas.

En este sentido, los representantes de los agricultores manifestaron su preocupación ante la posibilidad de que se instalen en la comarca de Jumilla los denominados cañones antigranizo.


Al respecto, el presidente del organismo informó a los representantes de COAG Jumilla que últimamente la CHS no ha autorizado ninguna instalación de este tipo, según informaron fuentes del organismo de cuenca en un comunicado.


Asimismo, Urrea aseguró que va a intensificar la vigilancia en la comarca, que la Guardería Fluvial realiza de forma habitual y periódica, así como proceder a la revisión de las autorizaciones en su día otorgadas, para analizar su posible revocación.


Del mismo modo, desde la CHS se ha solicitado a los representantes de los agricultores jumillanos mantener la colaboración que vienen desarrollando entre COAG Jumilla y el organismo de cuenca, en el control y vigilancia de esta circunstancia, en particular atendiendo a las denuncias específicas que se presenten.

Los cañones antigranizo (o granífugos) sirven para prevenir la formación de tormentas de granizo que puedan dañar los cultivos, pero tienen algunos inconvenientes: causan un gran impacto en el medio y en el clima donde se ubican, además de que su eficacia es puesta en duda por algunos expertos. Y, por último, producen un ruido constante.

Los cañones consisten en una cámara de combustión de seis metros de altura y en posición vertical, con salida tronco-cónica. Se accionan entre quince y treinta y minutos de que empiece a granizar, y las potentes ondas que generan pueden llegar hasta el kilómetro de diámetro.

Otro de los problemas destacados por diversas ONG es que estos cañones crean un clima ‘a la carta’, y que alteran notoriamente el ciclo del agua.

No hay comentarios