publicidad cabecera

ÚLTIMAS NOTICIAS

La alcaldesa hace un llamamiento a la cordura y la serenidad ante los graves disturbios de anoche


 La primera autoridad ha confirmado que se ha abierto una investigación para conocer todos los detalles del incidente del sábado que acabaron con el fallecimiento del joven Kevin Morales de 20 años.

La alcaldesa de Jumilla, Juana Guardiola, ha condenado esta mañana el homicidio de Kevin Morales, de 20 años, ocurrido el pasado sábado, así como los actos violentos que anoche tuvieron lugar ante la Jefatura de Policía Local, donde destrozaron dos vehículos policiales y una de las puertas de acceso al recinto. Ha aprovechado para trasladar sus condolencias a los familiares de la víctima y ha señalado que “el dolor no se puede transformar en venganza, con la violencia no se consigue nada”, en referencia a lo ocurrido anoche durante la manifestación de apoyo al joven fallecido, unos hechos que cree que son fruto de estos momentos de tensión, y ha realizado un llamamiento a la calma y a la serenidad. También ha pedido que cesen los comentarios despectivos e insultos que se están produciendo, especialmente hacia las Fuerzas de Seguridad, a las que ha mostrado su apoyo.

Según Guardiola, los agentes que intervinieron hicieron todo lo que pudieron, y no es momento todavía de sacar conclusiones, hasta que finalice la investigación que se ha abierto al respecto, “en la que se actuará con toda responsabilidad” y ha asegurado que se está trabajando para esclarecer todo lo ocurrido.

También ha confirmado que los agentes de Policía Local que intervinieron de momento no están trabajando, aunque no ha especificado si están de baja o de permiso, sólo ha señalado que se encuentran muy afectados por lo ocurrido.

El principal acusado fue detenido el sábado, mientras que ayer lo eran sus padres y un hermano. Los tres parientes del sospechoso están considerados coautores de los hechos, y según la investigación no está claro cuál de ellos empuñaba el cuchillo que costó la vida a Kevin Morales, que acabó muriendo en el hospital como consecuencia de los dos navajazos que llevaba en el estómago.

Tras prestar declaración, la jueza dictó orden de ingreso en prisión provisional tanto para el presunto autor del apuñalamiento (I.J.F.), como sus padres y hermano pequeño (éste ingresó en el Centro de Menores de Sangonera).

Se les acusa de presuntos delitos de homicidio doloso, atentado contra agentes de la autoridad, lesiones y amenazas. Además, en el caso del principal sospechoso –que fue novio de la pareja del fallecido– se investiga un presunto delito de maltrato habitual y de lesiones por violencia de género, así como de acoso.

La abuela del principal acusado también está siendo investigada y tiene orden de alejamiento de la novia del fallecido.


No hay comentarios