publicidad cabecera

ÚLTIMAS NOTICIAS

Quien no concoce su historia, está condenado a repetirla. Parte II


Cuando el PSOE juró imitar a Lenin y convertir España en la Unión de Repúblicas Socialistas Ibéricas. 

Para un amplio sector del socialismo español durante la segunda república, encabezado por Largo Caballero, Parte I aquí, la democracia era lo que el historiador Santos Juliá definió como la "estación de tránsito hacia el socialismo". Consideraban que su ideología estaba por encima de todo, con el objetivo de implantar los soviets en la península y transformar al país en una versión de la URSS.

En 1935 Largo Caballero, todavía insistía en la insurrección armada para tomar el poder en España y declarar los soviets siguiendo el modelo impuesto por Lenin. Una época en la que Stalin ya se había convertido en un dictador de facto. Así lo confesó durante una entrevista con Edward Knoblaugh, periodista de Associated Press, desde la Cárcel Modelo de Madrid, donde permanecía preso como cabecilla de la Revolución de 1934: "Todo el orden existente va a transformarse [...] Dentro de cinco años, la República estará de tal forma organizada que a mi partido le resultará fácil utilizarla como escalón para conseguir nuestro objetivo. Nuestra meta es una Unión de Repúblicas Ibéricas Soviéticas. La Península Ibérica volverá a ser un gran país. Portugal se incorporará a nosotros, confiamos que pacíficamente, pero utilizaremos la fuerza si es necesario. ¡Detrás de estas rejas tiene usted al futuro amo de España! Lenin ha declarado que España sería la segunda República Soviética de Europa, y su profecía será una realidad. Yo seré el segundo Lenin que lo hará realidad".

No se puede pasar por alto que cuando Largo Caballero y compañía comenzaron a defender esa Unión Soviética a la española, Stalin ya había provocado la muerte de más de siete millones de inocentes en Ucrania durante el "Holodomor". Un periodo terrorífico que comenzó con el primer plan quinquenal (1928-1932) del dictador ruso, cuyo objetivo era imponer sobre el campesinado la completa colectivización de sus tierras (en 1930, ya lo eran más del 90%). 

Es casi imposible que el histórico líder socialista español no estuviera al tanto de estas atrocidades, pues incluso ABC había publicado, en 1933, una carta de la hija de Tolstoi que denunciaba esta situación: "Desde hace quince años, el pueblo ruso padece esclavitud, hambre y frío. El Gobierno bolchevique sigue oprimiéndole y le arrebata su trigo y otros productos que envía al extranjero porque necesita dinero. Lo hace no sólo para comprar maquinaria, sino para hacer la propaganda comunista en el mundo entero. Y si los campesinos protestan y ocultan el trigo para sus familias hambrientas, se les fusila".

Y con este panorama, llega el año 36. Con las elecciones a la vista y lo que iba a darse, era el Frente Popular. Formado por  el partido socialista, acción republicana liderada por Azaña, Esquerra Republicana de Cataluña, y el partido comunista. En este caso, tanto el PNV como la CNT apoyaron, pero no se integraron en el Frente Popular.

En esas elecciones, que hubo pucherazo por parte de los socialistas, en la campaña electoral Largo Caballero el 20 de enero de 1936 en un mitin en Linares decía: "la clase obrera debe adueñarse del poder político, convencida de que la democracia es incompatible con el socialismo ...  cómo el que tiene el poder, no ha de entregarlo voluntariamente, por eso hay que ir a la revolución" Y ese mismo día escribió para el periódico "El liberal" ..."quiero decirles a las derechas que si triunfamos colaboraremos con nuestros aliados, pero si triunfan las derechas nuestra labor habrá de ser doble, colaborar con nuestros aliados dentro de la legalidad, pero tendremos que ir a la guerra civil declarada. Que no digan que nosotros decimos las cosas por decirlas, que nosotros lo realizamos"

El 10 de febero de 1936, Largo Caballero expresaba una necesidad de transformación total del país. "...no se puede hacer echando simplemente papeletas en las urnas estamos hartos de ensayos de democracia que simplemente esté en el país, la nuestra"

La única democracia que entiende el partido socialsta y el comunismo, es la suya. Todo lo demás es fascista. Y eso lo estamos viendo hoy día en las elecciones de Madrid. Vox es el enemigo al que hay que demonizar. Desde esa fecha, 1936, ningún presidente del gobierno ha amenazado a la oposición como este fin de semana ha hecho Sánchez. Su mala gestión en general, no ya solo con la pandemia, si no con el empleo, lo tapan alertando de la llegada del capitalismo. ¡¡Pero si los más capitalistas son ellos!! Y su discurso es guerracivilista, porque se están descubriendo sus atrocidades. 

Pues bien, en esas elecciones hubo manipulación de las actas para dar un máximo de escaños al Frente Popular. Y en las provincias donde ganaba de forma aplastante la derecha, se manipulaban esas actas para dar como vencedora a la izquierda. Y en las que existía un empate técnico, o la diferencia era mínima para la derecha desaparecían las actas y aparecían votos, favoreciendo al Frente Popular. Que se hizo con el poder en España a través del fraude. 

Lo mismo que hicieron en 1931, en el 36, se repite. Y a partir de entonces la violencia se desencadena de una forma brutal. Ajusticiando a todo aquel que se oponía a la instauración de un estado de terror como es la dictadura del proletariado, que es a lo que estaba Largo Caballero. 

El escolta de Indalecio Prieto, asesina a uno de los jefes de la oposición, Calvo Sotelo, y buscaron a Gil Robles, pero no lo encontraron. Asesinaron a clérigos, monjas y niños sólo por ir a misa. Y sin embargo, nos venden que fueron unos generales que decidieron acabar con la democracia. 

La segunda república suspuso para España, hambre, miseria y muerte. Porque querían instaurar un sistema comunista. Y los mayores desleales a la república fueron el partido socialista, la esquerra republicana y el partido comunista. Y es a lo que estamos ahora. Volvemos repetir patrones, sembrar el odio y la discordia entre las familias. Amenazar con la llegada del fascismo, cuando el fascismo es la izquierda. Apedrear a quien no piensa como ellos. y arremeter contra el partido de Ortega Lara, secuestrado por ETA y apedreado por los que abrazan a ETA. 

La izquierda española actual, es incompatible con la democracia y la libertad. Y quien no lo tenga claro, que se repase la historia y que vea lo que están haciendo. 

Controlando a la justicia, financiando a los medios de comunicación, sobretodo a las televisiones, eliminando de las redes sociales, aquellos pots que no son afines. 

Y ahora se sacan de la manga unas cartas con balas. Resulta patético ver como la población se deja manipular con cosas tan absurdas. Porque no tiene ni pies ni cabeza, que si se recibe una amenaza de muerte, no se notifique a la policía y se ponga en conocimiento del juzgado. Es mejor acudir a la radio. Porque ahora los juzgados son Tele5 y la Ser. Por cierto si Rocío Monasterio se hubiera callado y no sale con esa vena cañí cubana, no le habría hecho la cama a Iglesias que es lo que buscaba. 

Y todo ello para instaurar una nueva república en España. Y es que la democracia es muy frágil. En el momento que te descuidas se ha perdido. Y recuperarla es casi imposible. Y una prueba de ello la tenemos en los Estados Unidos. Donde un fraude electoral a retirado un proyecto para imponer otro que le baile el agua a la industria armamentística, a un socialismo salvaje y un presidente que nos meterá en un conflicto importante, tan senil, que llamó a Putin "cutin" en tres ocasiones y que acabó hablando de las gracias de su perro, en una cumbre bilateral. 

Ralf B. Leepman


No hay comentarios