publicidad cabecera

ÚLTIMAS NOTICIAS

Quien no conce su historia, está condenado a repetirla. Parte I

El pasado 14 de abril, el presidente del gobierno hacía gala de un episodio de nuestra historia... Dijo esto. 


Sí, efectivamente con esa sonrisa de cine negro. Alentando a toda la izquierda española una vez más, para conmemorar un episodio lúgubre en la historia de España como fue el periodo de la segunda república. Y cómo dice el encabezado, frase del poeta español Jorge Agustín Nicolás Ruiz de Santayana y Borrás, no vamos muy desencaminados. 

Nos han intentado vender que ha sido una época de paz, de democracia y de libertad. Cuando ciertamente no fue nada de eso, basta con aportar un dato y es que hubo más de 25 gobiernos en el periodo de la segunda república desde el año 1931, hasta el año 1936. Momento en el que triunfa el frente popular y de facto, lo que se estaba intentando utilizar era ese cambio de régimen para realmente instaurar un régimen de terror, la dictadura del proletariado.

Esta izquierda española que nos toca padecer y que se aprovecha por supuesto de la ignorancia del personal, oculta que la segunda república nace de un fraude electoral. En las elecciones municipales, que tuvieron lugar el 5 de abril de 1931. La primera vuelta obtuvo estos resultados: 14.018 concejales monárquicos, frente a 1.832 concejales republicanos. En la segunda vuelta, sí antes se hacían dos,  el 12 de abril, 22.150 concejales monárquicos frente a los 5.875 concejales republicanos. Por cierto, el concejal del psoe, Saborit, cometió fraude porque hizo votar a centenares de personas que eran difuntos.



Cómo no podía ser de otro modo, el PSOE continúa con su alegato de tergiversación histórica. ¿Qué tuvo que ver Franco con la segunda república? ¿y en 1931?. Y a quien ve usted sosteniedo la bandera, es Pedro Mohino que era un militar que acabaría siendo fusilado por los republicanos.  Tras esa segunda vuelta, a pesar del aplastante triunfo de los monárquicos, lo que hizo la izquierda fue que como hemos pasado, de apenas un millar de concejales a 5000, es una clara muestra de que el pueblo quiere la república. (!)

En España, Alfonso 13, que era muy cobarde y aparte también estaba sumido en una depresión, decidió irse. No sea que estalle la guerra civil y me pille aquí, y se fue al exilio.  Romanones y Gabriel Maura que eran ministros por aquél entonces, intentaron ofrecer a los republicanos, fíjense hasta dónde llegaba la cobardía, habían ganado de forma aplastante... pero para que vean que pasan los años y los roles se mantienen casi intactos. La izquierda haciendo manipulación, ejerciendo la violencia, no respetando el resultado de las urnas cuando no les gusta, el alerta antifascista...

Ante el ofrecimiento por parte de los monárquicos de unas elecciones anticipadas, los republicanos dijeron aquello... ¡De eso nada! y se proclamó la segunda república. Y eso que el conteo aún no había finalizado. Bien, se proclama la segunda república y Pedro Mohino, es la imagen que utilizaba el PSOE para defender la república y que como dije, acabó fusilado por los mismos que lo izaron. 

A las dos semanas de la proclamación, se produce la primera  quema de conventos obras de arte y por supuesto los primeros ajusticiamientos. Estamos hablando de más de 100 conventos quemados en el año 1931 por toda España. Porque la izquierda, en un acto que hubo en el Ateneo de Madrid con una serie de monárquicos, según ellos, estaban provocando.  Los roles se mantienen,  también provoca Vox. El provocar para la izquierda, es  todo lo que no sea estar de acuerdo con sus postulados. Y no sólo fueron conventos, también hicieron lo que sus colegas alemanes harían más tarde, queman librerías y todo lo que signifique cultura y libertad. Para que ahora vengan celebrando y con la boca llena de paz y democracia. 

En total ardieron más de 100 iglesias y bibliotecas, centros de enseñanza católicos destruidos, un gran número de obras de arte de pintores como Zurbarán, Valdés, Alonso Cano y una biblioteca destaca por su capacidad, la de la calle flor con 80.000 volúmenes; entre ellos había ediciones de Lope de Vega, Quevedo o de Calderón de la Barca. pero no fue la única biblioteca también ocurrió lo mismo con el instituto católico de artes industriales en el que se quemaron más de 20.000 volúmenes. 

¡Consigue llegar la segunda república en España! la izquierda se siente estupenda todos felices porque así podían llegar a conseguir lo que ellos buscaban, y que no era otra cosa que proclamar la dictadura del proletariado.  Pasan dos años y en el año 1933 el partido socialista obrero español empieza a tener una división interna, entre ellos estaba por un lado, Indalecio Prieto por otro lado estaba Largo Caballero, que ya lo conocían como el lenin español, ¿les resulta familiar?  y por otra parte estaba Besteiro que era una persona bastante más moderada.  

En agosto del año 1933, lo que ocurrió fue que ya Hitler había ganado las elecciones en Alemania y pese a ser de la misma ideología política, eran socialistas pero socialdemócratas, muy alejados de la ideología comunista del PSOE español. La izquierda quiso aprovechar la victoria de Hitler para alertar de que lo que está ocurriendo en Alemania, es un claro peligro de que esto puede ocurrir aquí en España. Y lo tenemos que evitar a toda costa, por lo tanto hay que acelerar el proceso e instaurar ya, la dictadura del proletariado.  

Esto, es lo que defendía Largo Caballero.  Besteiro,  este más sensato, decía que vamos, que de eso nada, que a santo de qué. Y el día 5 de agosto de 1933, Besteiro niega que esa amenaza se dé en España, lo cual era cierto, tacha a la corriente revolucionaria de locura colectiva y a la dictadura del proletariado de "vana ilusión infantil que se paga demasiado cara y lleva fracasos de los cuales son las masas las que cosechan los desengaños y sufrimientos" y de forma desesperada dice "...es que no habrá posibilidad de salir de esta locura dictatorial que invade al mundo nos vamos a contagiar de la peste del momento..." 

Esto cayó como un jarro de agua fría dentro del PSOE liderado por Largo Caballero que  estaba a favor de instaurar un régimen socialista, muy parecido al de la URSS y que acabase de una vez por todas, con la democracia.  Largo Caballero replicó lo siguiente, de hecho al pobre Besteiro ese discurso lo machacaba y el caso es que  por aquél entonces, el psoe tenía un periódico semanal socialista. Eso era muy común en esa época que los partidos políticos tuviesen su propio periódico especialmente en la izquierda no tanto en la derecha que también, pero especialmente en la izquierda todos contaban con su periódico, digamos oficial, esto se daba también en Italia con el socialista Mussolini y su periódico Avanti, se daba en Alemania, que publicaba los logros socialistas en un periódico llamado Vox, que nada tiene que ver con el Vox de Abascal.  Se daba en Francia y Reino Unido, pero especialmente en España sí que ocurría y el socialista, por ejemplo, no público lo que dijo Besteiro. Pero sí que publicó lo que respondió Largo Caballero. 

Conocido ya como Lenin español, cosa que le gusta muchísimo, (es que claro, el analfabetismo es tan brutal de esta población y la izquierda se aprovecha de ello, porque también es analfabeta. Muchos de sus miembros se olvidan que Largo Caballero estaba en el consejo de estado de la dictadura de Primo de Rivera, ¡los demócratas! ¡los antifascistas! Y han sido ustedes siempre, los que han odiado la democracia y los que han intentado derrocarla. Y ahora, estamos en lo mismo. Cada vez vemos como nuestras libertades se ven completamente restringidas y aquí no pasa absolutamente nada y patalean cuando no puede nombrar a los jueces y están desesperados con las elecciones de la comunidad de Madrid)  para decir literalmente excusándose: "No, no. Que nadie crea que yo soy un reformista por haber participado en la dictablanda de Primo de Rivera" que es como se la conocía popularmente, él decía: "soy más rojo que cuando entré en el gobierno que  yo estoy aquí para la revolución, no para ningún tipo de reforma, yo estoy por la revolución" y también decía "que las circunstancias nos van conduciendo a una situación muy parecida a la que se encontraron los bolcheviques" "la democracia burguesa no puede satisfacer las aspiraciones planetarias" 

Cómo el gobierno de la república se resistía a comulgar con las ideas  dictatoriales de Largo Caballero, este reunió a los sindicatos UGT, CC OO y CNT , comunistas y anarquistas, los cuales seguían las líneas de Moscú, Largo Caballero encabezó  una serie de mentiras, exageraciones y propaganda, que en octubre de 1934 resultaron en un golpe de estado revolucionario contra el gobierno legítimo de la segunda república. El golpe tuvo dos rostros; en Cataluña fue una insurrección separatista, en el resto de España fue una revolución que protagonizó el partido socialista con respaldo comunista y anarquista.

El golpe fracasó en todas partes menos en Asturias, donde duró varias semanas. Dejó tras de sí, un baño de sangre. El ejército y las fuerzas de seguridad sufrieron 257 muertos y 639 heridos. Entre la población civil hubo 942 muertos y 1.449 heridos. De ellos, las víctimas civiles causadas por los revolucionarios fueron 200 muertos incluidos 34 sacerdotes y religiosos. Naturalmente el gobierno de la republica reprimió la revolución, como era su deber, y la izquierda inventó inmediatamente un relato abracadabrante sobre esa represión. Con detalles de extrema crueldad, sin embargo, contra lo que la propaganda izquierdista dijo después y sigue diciendo hoy, la represión tuvo efectos muy limitados.

Se dictaron 20 penas de muerte, pero solo se ejecutaron dos, la de un obrero que había cometido varios asesinatos y la de un sargento del ejército pasado a las filas revolucionarias. Los militares que habían colaborado en la revolución de la generalitat catalana, Pérez Farràs, Escofet Ricard todos ellos en los servicios policiales del gobierno catalán condenados inicialmente a muerte por rebelión y traición, fueron indultados. Los líderes sindicales que habían encabezado el movimiento en Asturias, González Peña y Teodomiro Menéndez, también vieron conmutada su pena capital. 

En cuanto a los verdaderos cerebros de la operación, como Largo Caballero, fueron juzgados y condenados, pero sus penas quedarían muy pronto sin efecto. El propio Largo, condenado inicialmente a 30 años, fue puesto enseguida en libertad.

Pese a la dura realidad de los hechos, la izquierda mantuvo el mito de la brutal represión y lo convirtió en bandera propagandística durante las elecciones de 1936 pero todo fue una mera pantalla.

Tras la victoria del frente popular, la comisión que presidieron la socialista Matilde de la Torre y la comunista Dolores Ibárruri, no investigó nada. El diputado republicano Gordón Ordás, que había anunciado un informe, no lo presentó nunca. De los acusados de atrocidades, sólo fueron detenidos el general López Ochoa y el capitán de la guardia civil Nilo Tello, cuyo proceso por otro lado, resultó lentísimo. 

A partir de 1936 fue la derecha la que pidió la investigación de las supuestas atrocidades de la represión. La izquierda, jamás contestó. ¿Hubo represión en 1934? por supuesto, pero la célebre represión de octubre fue esencialmente una operación de propaganda plagada de exageraciones y de falsedades.

(...)


Ralf B. Leepman

No hay comentarios