publicidad cabecera

ÚLTIMAS NOTICIAS

El palo con la zanahoria

 



Si cree que las grandes petroleras son buenas, es porque no se ha acercado a todo lo que pueden hacer.  Y la familia Rockefeller es una de ellas, que además de tener petróleo y sumir al mundo en una economía dependiente en una deuda perpetua, también sentó las bases de las grandes farmacéuticas. Destruyendo los tratamientos naturales en el proceso.

Este apellido está asociado con la supresión de la medicina natural, estableciendo una gran empresa farmacéutica y ganando mucho dinero. Si hablas de las propiedades curativas de las plantas o de cualquier otra práctica holística, la gente de hoy te ve como un bicho raro.

Como todo lo demás, hay mucha política y dinero detrás de nuestro sistema médico moderno. Todo comenzó con John D. Rockefeller (1839-1937), quien fue un magnate petrolero, magnate ladrón, el primer multimillonario y monopolista natural de Estados Unidos. A principios del siglo XX, controlaba el 90% de las refinerías de petróleo de Estados Unidos a través de su propia compañía petrolera Standard Oil, que luego se dividió en Chevron, Exxon, Mobil, etc

Al mismo tiempo, alrededor de 1900, los científicos descubrieron los "productos petroquímicos" y la capacidad de fabricar diversos productos químicos a partir del petróleo. Por ejemplo, en 1907, el primer plástico se llamó plástico fenólico, que estaba hecho de petróleo. Los científicos habían descubierto varias vitaminas y pensaron que podían obtener muchas drogas del petróleo. Para Rockefeller, esta fue una excelente oportunidad. ¡Vio la capacidad de monopolizar las industrias petrolera, química y médica al mismo tiempo! Todo puede patentarse y venderse con grandes beneficios. Pero había un problema con el plan de la industria médica de Rockefeller: la medicina natural era muy popular en los Estados Unidos en ese momento. Utilizando el conocimiento de los nativos americanos y europeos, casi la mitad de los médicos y universidades estadounidenses practicaban la medicina holística.

Rockefeller tuvo que encontrar una salida a su mayor competencia. Por tanto, utiliza la clásica estrategia de "solución-problema-reacción". Es decir, crear un problema y asustar a la gente, y luego brindar una solución (planificada previamente) (Similar al miedo a los terroristas tipo 11S, seguido por el covid-19) Fue a visitar a su amigo Andrew Carnegie, otro monopolista que ganaba dinero monopolizando la industria del acero, este se propuso un plan.

Enviaron a un hombre llamado Abraham Flexner de la famosa Fundación Carnegie a viajar por todo Estados Unidos e informar a las escuelas de medicina y hospitales de todo el país. Esto llevó al nacimiento del "Informe Flexner", que dio origen a la medicina moderna tal como la conocemos.

Huelga decir que el informe habla de la necesidad de modernizar y centralizar nuestras instituciones médicas. Según este informe, más de la mitad de todas las escuelas de medicina se cerraron.

La homeopatía y la medicina natural fueron ridiculizadas y demonizadas; los médicos incluso fueron condenados a prisión. Para ayudar en la transición y cambiar las mentes de otros médicos y científicos, Rockefeller asignó más de 100 millones USD, a universidades y hospitales y estableció un grupo de caridad de primera línea llamado "Oficina de Educación General" (GEB).

Este es el método clásico de "el palo con la zanahoria". En poco tiempo, todas las facultades de medicina se habían modernizado y homogeneizado. Todos los estudiantes están aprendiendo lo mismo y la medicina es el uso de una medicina patentada. Los científicos habían recibido enormes cantidades de dinero para estudiar cómo las plantas pueden curar enfermedades, pero su objetivo es primero determinar qué sustancias químicas en las plantas son efectivas y luego reproducir sustancias químicas similares pero no idénticas que se pueden patentar en el laboratorio.

Las pastillas para los pacientes son el mantra de la medicina moderna. Y hoy, 100 años después, estamos capacitando a médicos que no saben nada sobre los beneficios de la medicina natural o cualquier práctica holística en general.

Tenemos toda una sociedad esclavizada por empresas para el bienestar. España gasta el 15.28% de su PIB en atención médica, que en realidad debería llamarse "atención de enfermedades". No se centra en el tratamiento, sino en los síntomas, creando así clientes habituales. En los productos farmacéuticos industriales, no existe cura para el cáncer, la diabetes, el autismo, el asma o incluso la gripe. ¿Por qué una cura real?

Este es un sistema establecido por oligarcas y la élite financiera, no por médicos. En cuanto al cáncer, ah sí, Rockefeller fundó la Sociedad Estadounidense del Cáncer en 1913. Durante el Mes de Concienciación sobre el Cáncer de Mama, fue triste ver cómo se lavaba el cerebro a las personas sobre la quimioterapia, la radioterapia y la cirugía. Pero este es el tema para otro artículo ...


“No quiero una nación de libres pensantes, quiero una nación de trabajadores”

John D. Rockefeller 



Ralf B. Leepman



No hay comentarios