publicidad cabecera

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOE




Noé (Noah en inglés) es una película épica estadounidense de 2014, dirigida por Darren Aronofsky y escrita por Aronofsky y Ari Handel, basada libremente en la historia bíblica del Arca de Noé del libro del Génesis.​ Protagonizada por un reparto coral en el que participan, entre otros, Russell Crowe, Anthony Hopkins, Jennifer Connelly, Douglas Booth, Logan Lerman, Emma Watson y Ray Winstone, se estrenó el 28 de marzo de 2014.

Coincidiendo con el cambio de milenio, Marvel lanzó una nueva serie de cómics bautizada como “Ultimate”, que daba a algunos de sus superhéroes más populares (Spiderman, La Patrulla X, Los Cuatro Fantásticos...) una nueva génesis, presumiblemente con la voluntad de actualizar sus mitos y hacerlos más próximos y apetecibles para una nueva generación de lectores.

Por extraños que parezca, el Noé que ha dirigido Darren Aronofsky encuentra cierta afinidad con la filosofía Ultimate, debido a su afán por introducir llamativas variaciones en la historia original. La pregunta que parece hacerse el filme es: “¿Cómo convertir el cine bíblico en un producto atractivo para el público del siglo XXI?”. Y las respuestas a las que llegan el director y su guionista Ari Mendel hacen de Noé, si no una película enteramente lograda, sí al menos un proyecto interesante de analizar.

Siendo su primera superproducción “real” (recordemos lo mucho que sufría La fuente de la vida por plasmar sus ambiciosas visiones en la pantalla), Aronofsky encuentra en la historia de Noé un vehículo óptimo para desplegar un espectáculo fastuoso, en sintonía con todos los relatos post-apocalípticos (aunque en esta ocasión sería más adecuado usar el prefijo “pre-”) que hemos conocido en tiempos actuales. Nada de túnicas ni de personajes venerables en su senectud, pues: lo que encontramos aquí es un puñado de fornidas criaturas, jóvenes y atractivas, aptas para sacar músculo y convertirse en héroes de acción. En este entorno, sospechosamente cercano a Waterworld (o incluso a Mad Max), la simple construcción del arca que debe cobijar del Diluvio Universal a toda criatura que camine, vuele o repte se convertiría en un desperdicio de imágenes potencialmente bombásticas, por lo que el filme opone a Noé (Russell Crowe) y a su familia un antagonista, Tubal-Caín (Ray Winstone), cuya destreza metalúrgica sirve de excusa a los autores para inventar un villano belicoso, que desprecia a ese Creador que le ha negado la palabra.

Ralf B Leepman


No hay comentarios