publicidad cabecera

ÚLTIMAS NOTICIAS

LECHE DE CONTINUACIÓN? NO GRACIAS.



La leche materna está diseñada genéticamente para el completo desarrollo de un Ser Humano en su etapa lactante. Igual que la leche de vaca está diseñada para un ternero. Pero en este artículo hablaré de la leche de continuación, esa que las mamás occidentales le dan a su hijos por su bienestar. 

Ante la mirada atónita de la mamá primeriza o no, lo segundo tiene más delito, ante una pantalla donde muestran lo feliz que está un bebé tomando su biberón de leche de continuación, y que a ésta se le cae la baba, se encierra un veneno mortal a futuro que las grandes corporaciones, en realidad es una y todos sabemos cual es ¡exacto! esa del chocolate con leche, esconden a los ojos de todos.

Hablemos de genética. Nuestro cuerpo funciona como una máquina perfecta desde su nacimiento hasta su muerte. Es capaz de soportar enfermedades y hace el solito el 99% de las funciones, incluso sin darnos cuenta. Para ello dispone de un programa que entra en activo en el momento preciso. Coge la información guardada en el ADN y la ejecuta puntualmente. Esto quiere decir que biológicamente el Ser Humano activa programas en función de la edad, de su crecimiento y desarrollo. 

Cuando un bebé necesita leche, su alimento base, la madre se la administra mediante sus herramientas naturales. esa leche cargada de anticuerpos, células con su ADN y demás nutrientes, aportan al cuerpo del recién nacido la información necesaria para ejecutar los programas que necesita en ese momento. Después, pasados unos seis meses, los pediatras recomiendan la lactancia de continuación. Incluso antes en algunos casos, hasta la aparición de los primeros dientes. 


La naturaleza nos otorga maravillas que sustituyen a la leche materna, tal es el caso de la leche de arroz, que tiene una textura muy similar a la materna. Carece de la información genética que el bebe necesita, pero lo nutre y con la que ya ha recibido y aún recibe, se complementa la alimentación del bebé. 

Sin embargo, los pediatras recomiendan la continuación con leche de venta en farmacias. A saber. Este tipo de leche, es de vaca lo que hace que al bebé le llegue una información que no es suya, si no para un ternero, crea mucosidad en el pulmón, eccemas y hace propenso al bebe a los resfriados y enfermedades del aparato digestivo al tener que digerir una proteína muy grande para su delicado intestino. De ahí los cólicos, gases y mal dormir. Además posee hormonas del crecimiento y antibióticos. 

El elemento icónico que esconde esa leche es el azúcar, aunque ni lo mencionen en el envase, creando una adicción temprana a ese químico tan parecido a la cocaína como dos gotas de agua. El azúcar está diseñado para activar un gen de dependencia psicológica que hace que el bebé recuerde perfectamente el placer que sentía cuando lo probó por primera vez. 

Las falacias de que necesitamos azúcar para vivir, que nuestro cerebro lo necesita, no es más que fijar creencias en las mentes para que sigamos consumiendo. 

El Ser Humano no necesita de ninguna otra leche que no sea la materna, y en caso de que no se pueda, la alternativa debe ser natural, cereal y vegetal, arroz y soja. Estas leches deben ser lo más natural posibles o hacerlas en casa. Esta última opción es la mejor. ya que hacer leche en casa de esta materia prima, es realmente fácil.  Y cuando tenga los dientes, ya puede comer y tomar la leche hasta los 7 años, donde su cuerpo dará la orden al gen responsable de dejar de fabricar lactasa, la enzima que descompone la lactosa. Y desde ese momento la leche de vaca que consuma solo le hará daño. 

Ralf B Leepman.


No hay comentarios