publicidad cabecera

ÚLTIMAS NOTICIAS

Fanatismo político


            

Es curioso que la generalidad de los políticos alardee de su pasión por su ciudad o por su región, según donde ejerzan, aunque luego los hechos sean diferentes, pero como tienen que proteger su puesto, al final casi se lo perdonamos.

Cuesta trabajo entenderlo, pero es así. Ahora, lo que no se entiende bajo ningún concepto es el cortoplacismo de muchos militantes políticos, por evitar decir fanatismo. Ya que este ejemplar antepone las siglas a los intereses locales o regionales, y eso sí que no tiene entendimiento y mucho menos justificación.
            
Lo estamos viendo estos días con la ruina del Mar Menor o con las cuentas regionales murcianas.
         
Se ha publicado por varios medios de comunicación que el gobierno central no ha consentido que Europa conceda un préstamo a la Comunidad de Murcia para regenerar el Mar Menor, todo lo contrario que ha sucedido con Cataluña.
          
También el gobierno de España ha intervenido las cuentas de la Región de Murcia debido al incumplimiento en el plazo de pago a proveedores.
           
Ante estas dos realidades, y entramos en la cuestión que nos ocupa, los militantes de los diferentes partidos políticos están mostrando su incondicional apoyo a lo que sus siglas defienden. Poco importa si beneficia o perjudica la decisión a nuestra tierra, tampoco las evidencias que existen al respecto. Cada cual defiende los argumentos de sus siglas sobre cualquier otra consideración.
          
Sobre la situación del Mar Menor, lo primero que hay que reconocer es que a la actual situación de desgracia se ha llegado por la desidia de las diferentes administraciones (regional y nacional) a lo largo de muchos años. Si pretendemos ser justos no se le puede achacar al actual gobierno regional todos los males de la laguna y ante esta situación no se unen las diferentes sensibilidades políticas para reclamar una solución al problema. No, sino todo lo contrario, cuanto peor a un partido mejor para el otro. Eso es rentabilidad política, creen.
           
Las cuentas de la Administración Regional, se intervienen desde el gobierno del socialista Pedro Sánchez, similar lo practicado también a Andalucía (curioso que ambas regionales están presididas por el PP), no sin causa justificada, cierto es, porque la ley está para cumplirla y esa ley además de justa es necesaria, ya que quien le trabaja a la Administración tiene que cobrar en tiempo y forma.
           
Pero es igual de cierto, que al menos una Comunidad Autónoma tarda todavía más en pagar que Murcia. Se trata de Cantabria, sí la de Miguel Ángel Revilla, y no ha sido intervenida.
           
También es cierto que el endeudamiento de la Región de Murcia es inaceptable, pero no me negarán que la deuda pública de Cataluña es mayor, aunque se ha visto generosamente reducida por las diferentes inyecciones económicas que el gobierno de la nación ha destinado a la Generalitat.
          
Ante estas evidencias e injusticias todavía está por llegar el, ya no digo cierren de filas en favor de Murcia, sino el apoyo a nuestra tierra de los que deberían ser antes regionalistas que partidistas.
           
Y si los anteriores ejemplos de desagravio de los dirigentes nacionales no han sido suficientes, tengo más: consentimiento al desparrame de embajadas catalanas en el extranjero, adoctrinamiento en las escuelas catalanas donde se fomenta el odio a España. No devolución a las Comunidades Autónomas del IVA de 2017 (mientras que Sánchez le promete a Torra un aumento del 60% de las inversiones en Cataluña o la capitalidad cultural a Barcelona).
          
Y, por último, una amenaza que se cierne sobre el horizonte, veremos con el paso de los días si solo queda en amenaza o tristemente se convierte en realidad. Me refiero al privilegio financiero de Cataluña, al que ahora se añadirán algunas de las principales comunidades autónoma gobernadas por los socialistas (Valencia, Aragón, Extremadura o Castilla La Mancha).
           
Por cierto, Cataluña el territorio que ha recibido más de 100.000 millones de euros (sí, cien mil millones) en concepto de rescate (entre el FLA, facturas atrasadas y facilidades financieras).
           
Lo que sí está claro es que Murcia es diferente, o quizás, es Cataluña?.


El Eterno Femenino

No hay comentarios