publicidad cabecera

ÚLTIMAS NOTICIAS

La STASI vuelve a España




Tras la segunda guerra mundial, Alemania quedó dividida en dos grandes bloques, el occidental al que se le llamó federal, y el soviético al que se le denominó demócrata.

Resulta curioso ver cómo el socialismo comunista manipula el lenguaje. De todos es sabido que en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas la democracia no existía, sin embargo, el término democracia estaba presente en todos sus discursos.

Una de las muchas misiones de la Stasi, cuerpo policial del régimen en la Alemania democrática, era el de adoctrinar a los niños y controlar lo que veían en sus casas.

Como las ondas hertzianas no entienden de política ni de fronteras y campan a sus anchas por el infinito éter, se colaban en los televisores de los sufridos habitantes del bloque soviético. Por lo que la Stasi visitaba los colegios de los más pequeños y les preguntaban, bajo la apariencia de una amable profesora, qué programa de televisión vieron el día anterior. Y con la respuesta sabían que hogares sintonizaban la Alemania libre.

El partido socialista soviético no difiere del español, salvo porque el de Felipe González fue un invento de la CIA. Por eso estamos en la OTAN y en la Unión Europea. Pero actualmente, el partido socialista es más parecido al régimen soviético que a la España del socialismo de González.

Independientemente de la corrupción, que no es un invento socialista sino nuestra idiosincrasia, el socialismo de González era patriota. De hecho, hizo una lucha sucia contra ETA justificando un terrorismo de estado.

Pero lo de hoy en día es escalofriante. El adoctrinamiento estatal en niños sólo es comparable con la dictadura comunista de Stalin.

Los Jesuitas tienen una dicho “déjame a un niño entre 0 y 6 años, y siempre será Jesuita”

Por qué el partido socialista insiste en la “educación” en esas edades. Pues porque saben que el niño es vulnerable y absorbe todo en su subconsciente como una creencia verdadera.

La proposición socialista de una educación sexual donde confunde el sexo biológico de hombre y mujer por algo extraño como que los niños pueden tener vagina y las niñas pene, o que un transexual puede elegir un aborto libre, negando su biología, es de mentes muy enfermas. 

Sin embargo, tiene un trasfondo muy acertado a su ideología. 

El subconsciente recibe la orden, sí la orden, de las “derechas son malas porque impiden tu libertad de expresión sexual” “Los valores de familiares, no sirven, tú eliges, tú eres libre” con una creencia fija que como un programa de software se ejecuta en el momento que el niño llega a la pubertad y por ende a la adolescencia.

Y así, se garantizan el voto de las próximas generaciones.

Veamos un ejemplo. En Cataluña en los libros de texto se habla de la corona catalanoaragonesa. Todos sabemos que eso es mentira. Jamás Cataluña ha sido un reino. Si no un condado y sólo Barcelona, de ahí el título de Conde de Barcelona. Que se aplica a los reyes abdicados.

Pues bien, como nadie lo remedia, en 50 años, en Cataluña existirá la firme creencia de que esa región fue un reino. Y en 50 más, la corona de Aragón no existió. 

Pero lo más significativo es que en 50 más, teniendo en cuenta que no haya guerras que nos destruyan, el reino de Cataluña llegará hasta Sevilla.

El peligro de un adoctrinamiento comunista sobre las mentes más vírgenes e inofensivas de nuestra nación, solo se puede impedir si los adultos nos negamos con fuerza a una dictadura que sólo traerá sobre nuestro pueblo miseria y destrucción.

Ralf B. Leepman

No hay comentarios